jueves, 26 de julio de 2007

SIGNO LINGÜÍSTICO


Ferdinand de Saussure (1) nos enseña que el signo lingüístico une un concepto y una imagen acústica y que dicha imagen acústica no es el sonido material, cosa puramente física, sino su huella psíquica, la representación que de él nos da el testimonio de nuestros sentidos.

Según Ariel Arango (2) ...las malas palabras mencionan siempre partes del cuerpo, secreciones o conductas que suscitan deseos sexuales. ...son obscenas porque nombran sin hipocresía, eufemismo o pudor lo que no debe mencionarse nunca en público: la sexualidad lujurosiosa y veraz. Estas palabras poseen además, frecuentemente, un poder alucinatorio. Provocan la representación del órgano o escena sexual en la forma más clara y fiel. Suscitan, también, fuertes sentimientos libidinosos.

La definición de Saussure podría darnos la clave de por qué estas palabras son fuertemente resistidas, ya que apelan a nuestros sentidos y nos obligan a involucrarnos.
Por otra parte, mal que les pese a quienes las denigran, expresan con mayor intensidad nuestros sentimientos. Como muestra, va una cita de una carta amorosa escrita en italiano por Voltaire (filósofo francés) en diciembre de 1745 a su sobrina y amante:

Vi baccio mille volte. La mia anima baccia la vostra, mio cazzo, mio cuore sono innamorati di voi. Baccio el vostro gentil culo e tutta la vostra persona.

Lo que traducido al castellano significa:

Te beso mil veces. Mi alma besa la tuya, mi pija, mi corazón están enamorados de ti. Beso tu lindo culo y toda tu persona.

Si sustituimos las palabras por otras aceptadas, quedaría:

Te beso mil veces. Mi alma besa la tuya, mi pene, mi corazón, están enamorados de ti. Beso tu lindo trasero y toda tu persona.

¿Cuál de las dos traducciones es más fiel a los sentimientos de Voltaire? Si las palabras significan lo mismo, ¿por qué algunas son aceptadas y otras no?

¿Cómo se entiende que palabras que son "malas" para nosotros (como coger) no signifiquen lo mismo en otros países (en España, por ejemplo), o, al revés, palabras inocentes en la Argentina tengan otra connotación en el extranjero (como pico para los chilenos)? Hay múltiples ejemplos de los malentendidos que pueden surgir entre los distintos países de América Latina aún con un idioma en común. Es entonces que recuerdo aquello de la imagen acústica, la representación que nos da el testimonio de nuestros sentidos.

¿Qué palabras usamos cuando hacemos el amor? ¿Son acaso "malas" cuando están dando rienda suelta a lo que sentimos?

Al respecto, leo en el libro de Arango: Los términos obscenos tienen gran capacidad para convocar a los afectos. Despiertan a la pasión. Al no usarlos, por lo tanto, el ser humano se impide experimentar vívida y auténticamente su naturaleza sexual. Y traba de este modo la armoniosa evolución de su vida erótica. Frustra la espontánea integración de todas las manifestaciones del instinto en la suprema floración del orgasmo.

Por otro lado, ¿qué decimos cuando nos lastimamos? ¿Nos aliviaría igual usar palabras "permitidas" por el buen uso?



(1) De SAUSSURE, Ferdinand; "Curso de lingüística general"
(2) ARANGO, Ariel C.; "Las malas palabras"

3 comentarios:

Anabel dijo...

María del Carmen, me encanta tu blog y el tema elegido, y puntualmente respecto de "Signo Lingüístico" tengo que decir que me ayudó a entender el motivo de las caras de mis colaboradores cuando algunas veces estoy explicando algo, y al finalizar digo, “alguna duda?” Y la respuesta es: “sos muy grafica no hace falta” (por lo general cuando estoy un poco enojada!!!, nobleza obliga a confesar). Evidentemente hay palabras que dejan huellas producto de la unión mencionada en tu nota. Unas de las anécdotas que tienen que ver con el tema o por lo menos eso espero (además me muero por escribirla, porque siempre digo lo que pienso pero sólo escribo lo que políticamente es correcto!!) me pasó el otro día, te cuento: En una reunión con gente de puestos importantes y diferentes entre sí, el de más alto rango dijo: “Señores es necesario que se logre la sinergia, tienen que compartir vuestros pensamientos así lograran la Unidad que tanto se necesita a fin de lograr la consecución de objetivos”. Pensarás y esto que tiene que ver, bueno aquí va mi parte: salimos todos de la reunión, nos saludamos formalmente y nos fuimos cada uno por su lado. A la semana las cosas seguían igual, y por dentro pensé qué diferente hubiese sido todo si nos hubiese dicho: “Manga de pelotudos – acentuada en la “T” como dijo el Negro más grande – por qué mierda no se ponen de acuerdo de una vez, así cumplimos el objetivo y todos cobramos, ok?”. Creo firmemente que el resultado hubiese sido otro, lo importante era transmitir lo correcto, en lugar de decir “lo correcto”, no?!!!

Anónimo dijo...

saber utilizar las palabras causando efecto me parece que es todo un arte. A mi me gusta mucho mezclar los registros, por ejemplo ,en una frase con palabras "finas" rematar con una "mala palabra" Me reconozco infantil, y por lo tanto me encanta y me causan gracias esas situaciones.
De paso , te digo que muchas veces me pregunté cómo reemplazar la palabra sorete (perdón, no se si escribe con s o con z), pero no encuentro equivalente que satisfaga lo que ella define y con tanta economía(para describirlo tendría que utilizar por lo menos dos o tres palabras en castellano "correcto" como por ejemplo "materia fecal moldeada"; si encuentran otra mejor por favor haganmelo saber. )

Diego D. Sigal dijo...

perdón, el comentario anterior era mío, lo puse anónimo porque no me acordaba mi cuenta de Blogger