martes, 11 de diciembre de 2007

MÁS CARAJO


Les voy a contar una divertida historia:

En octubre de 2005, en la mini ciudad de West Miami se generó una polémica por un restaurante llamado El Carajo al que las autoridades le negaron el permiso para poner el letrero a la vista por considerarla "una mala palabra".

Parece que la administradora de la ciudad, Yolanda Aguilar, buscó en el diccionario de la RAE y se horrorizó cuando descubrió lo que significaba: pene, miembro viril. Allí mismo obligó al negocio a retirar el cartel so pena de pagar una multa diaria de 250 dólares.

Los dueños, para justificar el nombre, señalaron una definición del siglo XV: ''La parte más alta del mástil del barco, una especie de canasta que servía como puesto de observación'' y contrataron un abogado para llevar a la ciudad ante los tribunales.

Después de muchas discusiones y argumentos por las partes, el nombre fue aceptado y el éxito sonrió de inmediato a este restaurante de tapas y comidas españolas.

Lo que no podían prever los dos propietarios era que su sociedad iba a disolverse y que uno de ellos iba a abrir un nuevo Carajo en Miami. Ahora cada uno ha interpuesto demanda contra el otro por el uso comercial de este nombre tan original.

Dicen los que saben que en ambos restaurantes se come muy bien...
Información extraída de distintas páginas de Internet

No hay comentarios: